Este es el plan a 10 años de Facebook

Este blog no tiene ni un mes de vida y eso significa que cuando se celebró la conferencia F8 de Facebook, no pude hablar de ella. Así que hoy toca un pequeño flashback.

El mes de abril pasado la red social más grande del mundo (1,600 millones de usuarios activos mensuales) reunió a la flor y nata de los influencers y desarrolladores mundiales para presentar sus novedades y su visión para los próximos años.

Y esa visión de futuro fue quizá de lo más interesante por lo claros que fueron al plantearla. Tan claros que la resumieron en una sola imagen.

Screen_Shot_2016-04-12_at_1.10.48_PM

A primera vista lo que queda claro es que Facebook quiere ser mucho más que una red social. Igual que Google quiere ser mucho más que un buscador, Apple mucho más que un fabricante de hardware o Microsoft más que un sistema operativo. En esto parece que todas las grandes empresas digitales están de acuerdo.

“Estamos construyendo la tecnología que dará a cualquiera el poder de compartir cualquier cosa con cualquier persona.” – Mark Zuckerberg

Facebook quiere conectar el mundo creando herramientas que lleguen a todo tipo de usuario en cada rincón del planeta e incluso proporcionando conectividad allá donde no la haya. De ahí su programa Internet.org para conseguir una conexión a Internet universal.

Este es el plan a 10 años

En 3 años: Centrarse en desarrollar el ecosistema Facebook.

En 5 años: dominar vídeo, fotografía (Instagram), mensajería, búsqueda (meterse en el terreno de Google) y grupos (una especie de red social dentro de la red social).

En 10 años: dominar la vanguardia de las nuevas tecnologías en la conectividad (conexión ubicua y de alta velocidad), Inteligencia Artificial (AI) y Realidad Virtual.

Si queremos hacernos a la idea de por donde van a ir los tiros de la tecnología en los próximos años, este gráfico da buenas pistas.

De todos los planes, el que más me atrae es el de la conectividad universal. Internet llega actualmente a bastante menos de la mitad de la población mundial y conseguir conectar el planeta entero será revolucionario. Por supuesto las motivaciones, por mucho que insistan, no son filantrópicas, más conexiones significan más usuarios para Facebook.

“Queremos conectar a todas las personas. Crear una comunidad global. Ayudar a unir a las personas. Darle una voz a todas las personas. Crear un flujo libre de ideas y cultura entre naciones. Esta idea de conectar el mundo se ha hecho fuerte en el último siglo: ahora puedes viajar a cualquier lugar del mundo en menos de un día. Los países comercian de manera más abierta y cooperan más que nunca. Internet nos ha dado la posibilidad de compartir más información e ideas que nunca antes. Hemos pasado de un mundo de comunidades aisladas a una comunidad global y todos hemos salido mejor parados gracias a ello.” – Mark Zuckerberg

Se puede estar de acuerdo o no, pero no se puede decir es que a Zuckerberg le falte ambición.

El único elemento del plan al que no le veo mucho futuro es a la realidad virtual, sigo sin ver claro que llegue a convertirse en un producto de masas. Pero ¿quién sabe? 10 años son muchos años. Hace una década ni siquiera existían los smartphones (el iPhone se lanzó en 2007).

Charlando con mi ordenador 2: los chat bots

(Este artículo es la continuación de Charlando con mi ordenador)

Cuando escribes especulando sobre el futuro de la tecnología te arriesgas a quedar en ridículo.

  • Porque la tecnología avanza tan rápido que quizá tus predicciones se hayan quedado obsoletas cuando le das al botón de publicar.
  • Porque estás hablando sobre algo que todavía no ha ocurrido y puede que nunca lo haga.
  • Porque si predices algo y te equivocas, quedas en evidencia.

Hace unos días hablé sobre el futuro del interfaz de usuario y, a raíz del artículo, he estado profundizando más en el tema. Bueno, pues tengo que matizar algunas de las cosas que escribí.

La voz tendrá protagonismo en el futuro. De eso no me cabe duda y no me desdigo.

Pero algo que no mencioné y de lo que se está hablando un montón como la próxima evolución de la interfaz de usuario son los chat bots.

Los chat bots son lo mismo que Siri, Cortana, Alexa y Google Assistan pero con dos diferencias. Una de forma -nos podemos comunicar con ellos por texto (chat, email)- y otra de fondo -tienen la capacidad de aprender cosas sobre nosotros para conocernos mejor y poder ayudarnos en nuestras tareas. Los bots son el primer gran intento de llevar la inteligencia artificial al gran público.

La idea (todavía no es más que eso) es construir sistemas operativos alrededor de estos chat bots y llevarlos más allá de unos simples asistentes que te planifiquen las citas del calendario. La idea es que la interfaz de usuario sea:

  1. Conversacional: que le podamos hablar y pedir cosas usando el lenguaje natural (texto o hablado).
  2. Inteligente: que sea capaz de dar respuesta a preguntas complejas usando su propia base de conocimientos (knowledge base).
  3. Autónoma: que pueda realizar tareas complejas sin nuestra intervención. Por ejemplo pedirle que haga una tarea para la que necesite varios pasos y varios programas y que sea capaz de completarla (“añade una foto de un avión al principio de la tercera página de la presentación que tengo que entregar mañana y mándamela al email”).
  4. Autodidacta: tiene que aprender con cada cosa que hace para que siempre sea más inteligente y se adelante a nuestros deseos (machine learning).

Esta es la gran apuesta de Google, Facebook y Amazon. Estos tres gigantes piensan que este es el futuro.

El problema es que nadie ha sacado aún nada que se acerque ni remotamente a este concepto. Ni Siri, ni Cortana, ni Alexa, ni x.ai son realmente inteligencia artificial. Tienen cierta capacidad para resolver tareas y proveer información pero no son capaces de completar tareas complejas y no pasarían el test de Turing ni de lejos.

Pero si este concepto acaba por tomar forma, Google parte con gran ventaja porque tiene toda la web indexada y toda la información que contiene procesada. Gracias a esto está mejor colocada que nadie para crear máquinas que puedan dar respuesta a preguntas complejas. Muchos piensan que si estas predicciones son ciertas, puede llegar el ocaso de Apple, que no tiene un knowledge graph similar. Veremos.

Alan Turing, el padre de la computación moderna, pronosticó que para el año 2000 los ordenadores serían capaces de pasar el test que él mismo diseñó para medir si la inteligencia artificial podía estar a la altura de la humana. Se equivocó en el año porque por ahora ninguna lo ha conseguido, pero quizá sólo sea una cuestión de tiempo y pronto tendremos asistentes virtuales con los que podremos comunicarnos del mismo modo que lo hacemos con las personas.

Ese es precisamente el escenario que pinta la película Her.